|

Inversión del campo fracasada

Por Víctor Molina

La inversión privada en el campo tamaulipeco ha fracasado por diversos factores pero, sobre todo, por el desinterés, la desconfianza y el temor de los campesinos, cuestión que ha frenado mucho para que estos se asocien con los empresarios.
Pues desde hace años se ha observado resistencia para ello para unirse en sociedad, y ello porque desean seguir el modelo tradicional de producción que no ha podido revertir los niveles de pobreza en el campo.
Jorge Camorlinga Guerra, secretario de organización de la liga de comunidades agrarias en Tamaulipas, dice que hay muchos de sus compañeros que no tienen esa ambición y prefieren seguir trabajando solo o bien rentar sus tierras a compañeros avecindados.
Y este tipo de cuestión, insiste, ha frenado la inversión privada en el campo, sobre todo en relación con la agricultura, lo que propicia que los rendimientos de producción sean muy bajos.
Deja en claro que interés por parte de empresarios por asociarse con los ejidatarios lo hay, pero son muchos obstáculos a los que se enfrentan lo cual genera desánimo, donde la poca inversión privada en el agro se está haciendo a través de arrendamientos o compras de tierras ejidales, aunque también en este caso hay muchos obstáculos legales.
Y de acuerdo a datos del propio registro agrario nacional y de la procuraduría agraria, refiere, hay ejidos en la entidad que no han entrado al dominio pleno, que es una figura legal que deja en libertad a cada ejidatario de poder negociar su parcela.
Aunque dice, que si hay arrendamientos y compras de tierras, pero lo ideal es de que hubiera sociedades para que el ejidatario pudiera obtener un beneficio sin tener que deshacerse de la propiedad de su parcela.
En ese sentido, admitió la necesidad de impulsar una reforma que flexibilice los candados legales para que el capital privado llegue en mayores cantidades al campo.

Popularity: unranked

Comentarios cerrados